El corazón sí siente: la historia de los equipos de fútbol para mujeres no videntes

Por: Sol Bonato y Agustina García 

Todos conocemos a “Los murciélagos”, el equipo de fútbol argentino para hombres no videntes de Argentina… pero, ¿quién habla de “Las Romanas?”

Equipo de futbol femenino ciego, Las Ramonas. Buenos Aires, 23 de junio de 2017. Fotos Serena Moyano / ANCCOM

Se trata del equipo femenino ciego del Instituto Roman Rosell, – quien depende de  la Secretaría Nacional de Niñez adolescencia y familia del Ministerio de Desarrollo de la Nación – que demuestra en cada entrenamiento la libertad, el disfrute y el placer con el que viven este deporte.

La pasión comienza todos los sábados a las diez de la mañana, con la energía de este grupo de mujeres que no para de gritar con fuerza. Los cascabeles de la pelota que se mueve y las famosas “guías”, son factores indispensables para el partido. La cancha es uno de los pocos lugares en donde el equipo se olvida por completo del bastón blanco y dejan que su cuerpo fluya.

El Instituto se especializa desde hace 77 años en el deporte y la discapacidad visual pero recién en 2016 se realizó un Campus de Fútbol Femenino en donde hubo una clara intención de desarrollar este proyecto de representación. Con lo que los directivos no contaban, era con la brillante participación de Evelina Cabrera, Presidenta de  la Asociación de Fútbol Femenino Argentino, en donde a través del fútbol, busca encontrar el empoderamiento y la igualdad en los derechos de las mujeres en el deporte. Con la combinación de sus fortalezas se  inició formalmente el trabajo de desarrollo  con el equipo.

afirma Martín Demonte, técnico de la Selección Argentina de “fútbol 5” para ciegos y Director del Román Rosell, y agrega que así como los objetivos se van dando de a poco, siempre lo mejor está por venir. Las chicas actualmente entrenan con Darío Lencina, arquero del Seleccionado Nacional Los Murciélagos. Desde el equipo, se dedica mucho tiempo al trabajo técnico ya que es la principal herramienta para poder jugar este deporte. “Muchas viajan desde lejos para participar en cada sesión de trabajo, son muy comprometidas y eso se refleja en la evolución que muestran. En la inclusión no importa quién llega primero, sino lo que cada uno desde el rol que ocupa pueda generar para que esas acciones lleguen a quienes realmente son destinadas. ” finaliza Demonte. El deporte es un ámbito inclusivo por excelencia, cuando adaptamos las reglas todos pueden jugar. Aunque lo que todavía no está preparado para ser inclusiva en muchos aspectos, es la sociedad. Hay un claro ejemplo: no existe campeonato para la federación de ciegos.

“Después de fundar “Las Romanas” me fui pero porque mi idea era crear el equipo, no dirigirlo. Hasta que un día, una chica no vidente se acercó a pedirme entrenamientos personalizados y ese fue el disparador que me ayudó a fundar “Las Ramonas”, el equipo de mujeres ciegas que actualmente entreno”, nos cuenta su técnica y entrenadora Evelina Cabrera. Al igual que sus jugadoras, Evelina tuvo una infancia muy dura. Se fue de su casa a los 13 años en un barrio humilde de San Fernando y a partir de ahi, vivió en la calle. Según manifiesta, ese episodio “la hizo crecer de golpe” y hoy en día es una de las referentes más importantes  del fútbol femenino: “Lo que hacemos por ellas es más que entrenarlas, jugar al fútbol no es la mayor satisfacción que sienten, sino que lo es la libertad que experimentan practicando este deporte”.  

Cada palabra que pronuncia para describir a su equipo esta inundada de orgullo y satisfacción. Y de ganas y de muchos sueños que la incentivan a  seguir creciendo junto a “Las Ramonas”, su equipo del Club Defensores de Florida en el barrio de Vicente López.

En Argentina hay dos equipos de fútbol para mujeres no vidente pero ninguno de ellos cuenta con alguna financiación o promoción por parte del Estado Nacional.  La pelota sigue girando y no va a parar- aunque algunos no lo quieran ver-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *